Economía y Negocios, Tecnología

Estudios revelan los efectos de los antibióticos en el cuerpo


El descubrimiento y posterior uso de los antibióticos representa uno de los avances más importantes de la medicina moderna. Debido a su acción, el cuerpo incrementa su capacidad natural para combatir infecciones, consiguiendo eliminar las bacterias nocivas en poco tiempo y de forma eficaz.

 

Gracias a la aparición de la penicilina, que llegó al mercado en la década de 1940, se logró controlar la presencia de algunas enfermedades que, hasta la época, se consideraban potencialmente peligrosas e incluso mortales.

Pero, aunque los beneficios que reportan a la salud en casos de infección son claros, no se puede dejar a un lado algunos de sus efectos negativos más comunes: reducción de la flora bacteriana, diarrea, afecciones cutáneas o mayor posibilidad de sufrir infecciones fúngicas, son algunos de los trastornos que ocasiona su consumo prolongado o frecuente.

 

¿Qué dicen los estudios sobre sus efectos sobre el cuerpo?

Desde que la penicilina revolucionó el mundo médico, muchos antibióticos han salido al mercado, por lo que los estudios acerca de sus posibles efectos adversos son extensos.

Hoy en día sabemos que su consumo excesivo produce que las bacterias beneficiosas que habitan en nuestro cuerpo, 95% de ellas en el colon o intestino grueso, se destruyan, creando un desequilibrio en la flora bacteriana que puede conducir a diarreas y diversas molestias intestinales. La ingesta de alimentos ricos en probióticos podría contribuir a contrarrestar este efecto, especialmente durante el tratamiento con este tipo de medicación.

Pero una flora bacteriana debilitada no es el único problema de su consumo. Otros efectos comprobados por la ciencia son el incremento de la resistencia bacteriana, lo que nos hace propensos a otro tipo de infecciones como las causadas por hongos y virus. Una alternativa que puede ayudar a combatir esta posible consecuencia es el consumo de productos como Actimel, desarrollados con el propósito de fortalecer las defensas debido a su contenido probiótico.

Además, recientes estudios indican que los niños pequeños que consumen antibióticos con frecuencia, tienen mayor riesgo de padecer condiciones como asma o sobrepeso en edad adulta.

 

Los posibles efectos de los antibióticos en la salud de los niños

Además de los habituales efectos adversos de su consumo prolongado, una reciente investigación llevada a cabo por la Universidad de Helsinki, reveló que el abuso de antibióticos durante los primeros años de vida puede causar alteraciones en el sistema intestinal de los niños, aumentando el riesgo de sufrir de asma y sobrepeso en edad adulta.

La investigación, publicada en Nature Communications, se realizó sobre 142 niños de entre 2 y 7 años, evidenciando que aquellos que consumían antibióticos con más frecuencia contaban con una flora bacteriana de menor riqueza, con desequilibrios que pueden persistir en el sistema intestinal de los pequeños hasta por 6 meses.

Este tipo de medicación es de las más indicadas a niños occidentales durante los primeros años de vida, sin embargo, la relación entre su consumo en esta etapa y el futuro desarrollo de ciertas enfermedades autoinmunes, como el asma, y metabólicas como la obesidad, es cada vez más clara.

 

Todo con moderación

La recomendación de los especialistas es acudir a esta medicación solo cuando sea necesario y bajo estricta supervisión médica, evitando bajo cualquier concepto auto medicarse.

Además, incorporar a la dieta diaria productos ricos en probióticos, es una estrategia simple para mantener el bienestar de la flora bacteriana, así como la salud de nuestras defensas, por lo que una dieta balanceada es también esencial para reducir el impacto de estos y otros medicamentos sobre nuestro cuerpo.

 

 

Más información:

Telf.: 933 454 300

 

 

 

Contacto:

About the Author