Economía y Negocios, Tecnología

El sector de la construcción crece en 2016, al igual que los accidentes laborales

El ámbito de la prevención de riesgos laborales ha experimentado una notable evolución y cada vez es mayor no solo la exigencia legal para la adopción de abundantes medidas específicas en los centros de trabajo, sino también la conciencia en torno a la importancia de una exhaustiva protección laboral por parte de todos los agentes implicados en este aspecto. A través de algunos proveedores es posible acceder a gamas completas de los artículos obligatorios y recomendables en los distintos campos profesionales, que incluyen tanto la protección directa de los trabajadores –para las partes sensibles del cuerpo, para la seguridad en trabajos en altura, para las vías respiratorias, para prevenir problemas oculares o auditivos…– como el establecimiento de elementos que prevengan o subsanen aquellas situaciones de riesgo propias del entorno de trabajo, ya sea a través de medidas físicas o de señalética de información o advertencia.

Todas las medidas son pocas cuando se trata no ya de cumplir con las normativas vigentes y superar satisfactoriamente las inspecciones pertinentes, sino de lo más importante: reducir todo lo posible los peligros potenciales en el desempeño de un empleo. No obstante, las estadísticas más recientes en materia de accidentes laborales empujan a continuar insistiendo en la sensibilización desde las instituciones y en la adopción de políticas por parte de las empresas, todo lo cual pasa también inevitablemente por un refuerzo de los materiales disponibles para garantizar el mayor nivel posible de seguridad para los trabajadores en el desempeño de sus funciones. Y es que en 2015 se contabilizaron en Cataluña un total de 127.577 incidentes, de los cuales 753 recibieron la consideración de graves y hasta 90 de ellos resultaron mortales.

Aunque la mejoría es palpable a lo largo de las últimas décadas, desde 2012 se percibe no ya solo un estancamiento, sino un repunte noticiable en los índices de siniestralidad, tanto en el ámbito catalán como en el estatal, donde las cifras son proporcionalmente algo más altas. El índice de incidencia de accidentes mortales asciende a 2,69 en Cataluña y a 3,46 en España durante el último año. Se trata de unos datos sin duda preocupantes teniendo en cuenta el camino recorrido, la evolución previa y la base existente a nivel jurídico para fomentar la progresiva reducción de la siniestralidad. Es indiscutible la necesidad de poner en marcha todas las medidas posibles para revertir esta tendencia indeseada, que además se extiende a la mayoría de sectores de actividad.

Un dato que puede estar relacionado con el gran número de accidentes laborales ocurridos en lo que lleva de año es que el sector español de la construcción está creciendo con mucha fuerza desde comienzos de 2016, tanto que la actividad ha aumentado cerca de un 20%.

Al margen de la posible necesidad de planes de bonificaciones u otro tipo de ayudas a la implantación de políticas de prevención de riesgos laborales, apostar por un equipamiento exhaustivo y actualizado para la protección del trabajador y la señalización de seguridad en los centros de trabajo es una responsabilidad de las empresas para la que existen más facilidades que nunca, puesto que la oferta es amplia y las normativas son claras y minuciosas. Está al alcance de todos continuar progresando e introduciendo medidas que repercutan positivamente en la salud y la seguridad del trabajador en su puesto.

Contacto:

Comerç Turró S.A

www.comercturro.com/

About the Author

Leave a Reply